21.2.08

Pollock de Ed Harris (2000) (Estados Unidos)

Nota aclaratoria: Esto es un descarado reciclaje de algo escrito hace rato en un foro de cine, en un intento de actualizar la pagina en lo que se posicionan los astros para una nueva entrada.

Biopics hay por toneladas. Muchas son de artistas entre escritores, actores, músicos y las que me interesan, las de pintores o artistas visuales. Siempre que encuentro alguna la veo. Me dan mucha curiosidad. A continuación, un repaso de lo que he visto.

Pollock
Quizás la más famosa, ya que Marcia Gay Harden ganó el oscar a mejor actriz secundaria por interpretar a la pobrecita esposa de Jackson Pollock. La película narra la vida de uno de los pintores expresionistas estadounidenses más famosos de la historia, versando sobre su etapa incomprendida, su posterior reconocimiento y por supuesto, sus excentricidades.

El gran defecto de “Pollock” es común al resto de biopics de artistas. Si alguien tiene una vida maravillosa, llena de éxitos y es feliz, a nadie le va a interesar. Por el contratio, si esta es tortuosa y plagada de chascos, la cosa cambia. Esto no tiene por sí mismo nada de malo, sin embargo, los enfoques facilistas que optan por asociar necesariamente guaro e irresponsabilidad con una creatividad desbordante, pues son discutibles. Como disculpa, tal vez podría decirse que la corriente a la que perteneció Jackson Pollock abogaba por una exaltación de la psique del artista. Los sentimientos, que llaman. Si se observan las obras de ese período (expresionismo abstracto) pues generalmente tales sentimientos no tienen nada que ver con alegría o felicidad. Es un arte post II Guerra Mundial y ese es un detalle que podría deprimir a más de uno. Así pues, una película que se inspire en un artista de ese movimiento y tenga como resultado un Jackson Pollock atormentado y tortero, pues podría tener una excusa. Ahora, si me preguntan, yo diría que esta no era la intención deliberada del director, quien probablemente, traicionado por sus prejuicios, optó por la seguridad de reproducir lo que todos esperan sea el comportamiento de un “verdadero genio”.

Curiosidades: En una película donde algún actor hace que toca piano, por ejemplo, pues el truco es sencillo. La toma se hace desde atrás del instrumento o solo se le enfocan las manos al que realmente está tocando. Con los pintores pasa lo mismo, siempre es una mano misteriosa la que hace todo el trabajo. En "Pollock" la gracia es que Ed Harris (quien también es el director) sale pintando sin trucos. Claro está que tampoco el tipo tuvo que pasar años preparándose en alguna academia. Los cuadros más emblemáticos de Jackson Pollock fueron hechos con la técnica del dripping, término que en tico viene a ser más o menos, la técnica de los chorretes. Hay una toma muy bonita en que el actor enfocado a vista de gusano, lanza pintura sobre una superficie transparente, hasta cubrir gran parte de la pantalla.

2 comentarios:

maluigi dijo...

no la he visto, porque nunca me llamo mucho la atención Pollock...
pero si hablamos de peliculas de artistas plásticos una que me gustó mucho es la de Francis Bacon, la dieron en la Garbo hace años...además que me gusta mucho su brete...
saludos

Lachi dijo...

Sí, esa se llama, "el amor es un demonio", está entre las películas que tengo pendientes de encontrar por ahí tiradas en algún torrent...

Saludos