24.4.06

Domingo 1:30 p.m. Todo es objeto de fe, todo es objeto de venta.



Los exvotos en la Basílica de los Angeles, fueron reubicados en una especie pasillo subterráneo a través del cual también se puede accesar la piedra donde apareció la imagen de la Negrita (antes se encontraban en el interior del templo). Es imposible no sobrecogerse al ver personas hincadas frente a esa piedra, totalmente concentradas y absortas en su oración o quizás rogando por la mejora de alguna situación.

Según lo observado y según la variedad de exvotos exhibidos, tal parece que la mayor petición requerida por los fieles y a su vez cumplida por la Virgen de los Angeles, se orienta en su mayoría en la curación de enfermedades o temas relacionados con la salud. Hay una gran cantidad de brazos y piernas, seguidos de órganos y columnas vertebrales.

Estratégicamente ubicadas frente a la entrada hacia los exvotos y también junto a la fuente de agua bendita, se encuentran dos tiendas de artículos religiosos. Imágenes de todo tipo (santos, vírgenes, cristos), tanto en estampita como en yeso, libros, velas, rosarios, escapularios, llaveros e igualmente, anteojos, joyería y tarjetas de cumpleaños, constituyen la oferta principal de lo que alguien cercano alguna vez irónicamente denominó "los mercaderes en el templo". Por supuesto, la urna de los exvotos de lata era la más abarrotada: "¿Tiene cabecitas?", preguntó una señora, mientras la amable vendedora sacaba un cráneo de lata diminuto con un valor de cincuenta colones.

Dicha tienda subsiste por ventas por volumen ya que los artículos más solicitados tienen precios bastante cómodos, casi todo por debajo de un dólar. Aún así, una nada despreciable cantidad de personas haciendo fila en la caja expone un negocio bastante lucrativo.

Lógicamente la estampa de la Virgen de los ángeles es la más vendida, pero curiosamente según la vendedora, San Pancracio, mártir para alcanzar las gracias de Virtud, Salud y Trabajo, es conocido como el santo de los choferes y conductores y por lo tanto, uno de los más cotizados en esta tierra de huecos, baches y carreteras angostas sin señalización adecuada. Le siguen en el ranking el Divino Niño, a quien se le piden favores varios sin ninguna especificidad, pero cuya devoción ha tomado más fuerza aún por la inmigración de colombianos y San Judas Tadeo, el santo de las causas imposibles.





Lo curioso de visitar este tipo de lugares, es observar el impulso de fe que mueve a la gente a adquirir un pedacito de la divinidad que veneran, la necesidad de ponerle un rostro a aquella fuerza superior a quien se le pide un favor e incorporar dichos símbolos a la práctica de un ritual. Por otra parte, también es curioso despojar esos artículos de esa carga devocional y verlos como simples objetos y encontrar que su misticismo proviene únicamente de su consumidor. Tal vez el artículo más revelador de lo anterior son los "stickers" del Corazón de Jesús, a todas luces hechos en serie junto con pokemon, hello kitty y bob esponja. Deliciosa y despreocupadamente maquilados y embalados por algún chino agnóstico o budista y venidos hasta América para reconfortar el alma de miles de creyentes católicos por la módica suma de C 150.00.








8 comentarios:

Sardina albina dijo...

Si no lo enseñás, te juro que no lo hubiera creído, eso de los "stickers". ¿Entonces esta tiendita está DENTRO de la Basílica? ¿Diay y lo de los mercaderes vendiendo chucherías fuera del Templo, donde quedó esa enseñanza?

Maistrsha, esta pregunta es meramente técnica. ¿Por qué esas estampitas son tan como sin definición, con colores como sin gracia? Yo quisiera ver imágenes con colores vivos (NO morado nazareno, buacaaaa) pero siempre son como todas lavadas. ¿Se debe a ahorro de tintas o algo así, o será que tiene que ver con el efecto? Muchas gracias por su opinión maistrsha.

Herodito dijo...

Ahh no, nada estrafalario puede venir de la intachable iglesia católica, mucho menos nada nuevo.

Lachi dijo...

Hay dos tiendas, un kiosco a la pura par de la pila de agua bendita, dentro de la Basílica y otra tienda ya grande al frente en un terreno que funciona como parqueo, soda y área de pic nic y pertenece a la Iglesia.

Yo no critico el que se vendan objetos religiosos por los administradores del templo, la pura fe y las limosnas, no pueden darle mantenimiento a semejante edificio, eso es completamente comprensible. Lo que sí es, viéndolo por el lado amable, muy gracioso es que se reubicaran los exvotos de tal manera que al salir de ahí uno sienta ganas incontenibles de cruzar la calle y comprar algún chunche para ofrecerle a la virgen, eso sí es bastante manipulador.

Sobre los colores, me parece que son bastante vivos, seguro las fotos que pegué no ayudan o bien, estas a veces son tomadas a partir de pinturas al óleo y por eso tienen colores más oscurones. Pero no te preocupés, cuando haga mis serigrafías chillonas te regalo una camisetica.

Hero: quién dijo que ser pobre es bonito, esos votos de pobreza no me convencen mucho. La iglesia siempre ha lucrado con lo que ha podido y si la iglesia lo hace, entonces yo también!!

Herodito dijo...

yo no he dicho lo contrario

Sardina albina dijo...

Ay ya no se peleen. Dios los ama, amaos los unos a los otros, daos la paz...

Si, camisetica, siiii! Y un juego de "stickers" ufa no calcomanías, son S-T-I-C-K-E-R-S. Ah y una de Hello Kitty a la par.

Lachi dijo...

¿Cuál pelea? si su vecinillo es compa, lo que pasa es que ya vi que yo escribo enjachoso y siempre quedo como una juegaeviva. No es culpa de mis lectores (que son como 4). Pobre de mí. Le pediría a algún santo que arregle eso pero aún no me leo todo el santoral y no sé pa que sirve cada uno.

Raiha dijo...

Secundo la opinión de la Sardina... ¿Será un requisito que los que hacen y/o componen música de corte religioso tengan que tener atrofiado el oído y el gusto...? O es pura casualidad que tooooda las piezas tengan que sonar tipo "Esta es la cumbia de las pecadoras... Chi chi chichi chi... ¡Aleluya hermanos!". {insertar piano eléctrico desentonado de fondo}

Lachi dijo...

Es curioso porque los primeros en usar recursos más charangueros y además más modernos fueron los "panderetas" con la música estridente a todo lo que se pudiera, cantos gritados y últimamente hasta con ritmillos considerados profanos (reggae, cumbia, salsa). El negocio funcionó y a los católicos les sentó bien copiar el estilo parranda para contagiar euforia.

No has notado, que cuando un lugar tiene mala señal para radio o televisión, lo único que uno puede sintonizar bien son las emisoras y canales panderetas? Castigo divino!