9.5.06

Las manifestaciones cotidianas de la magia y la superstición




Tesis de licenciatura de Emma Zúñiga Valverde, año 2000. Escuela de Filología, Lingüística y Literatura.

El aporte de esta tesis se centra en la enumeración y descripción de rituales o supersticiones cotidianas de las cuales hay un conocimiento muy generalizado en la población costarricense, pero de las cuales no existía un documento escrito que lo sustentara y categorizara. En el estudio se aborda inevitablemente la mezcla entre religiosidad y superstición e inclusive se dedica todo un apartado a la exposición del santoral católico, diferentes vírgenes y demás personajes religiosos con su respectivas características de funcionalidad. Es de notarse que el listado se hace por orden alfabético y no por afinidad, popularidad o filiación con sus devotos.
En la tesis no se exponen cuáles son las supersticiones más arraigadas, o los santos más requeridos, o los rituales mágicos más practicados. Solamente se limita a inventariarlos.

Expone conclusiones generales acerca de la magia, superstición, hechicería y brujería, también enunciadas por otros autores cuya bibliografía ya ha sido revisada:

Psicología de la superstición, de Gustav Jahoda
La rama dorada, de James Frazer
De que vuelan, vuelan.., de Brenes y Zapparoli

La que más me interesa es la representación del culto supersticioso en el ámbito privado, por la fuerte carga peyorativa que este tiene dentro de la cultura oficial. Este concepto será llevado a un nivel gráfico en su momento.

De hecho, Jahoda, admite que el término superstición es subjetivo y la define como aquella creencia o acción que un hombre razonable, perteneciente a la sociedad occidental actual, vería como “supersticiosa”. Es decir, nuevamente, lo que no es ni legitimado ni oficial, mas no necesariamente falso o "de ignorantes".

Como muestra de lo anterior, Emma Zúñiga, comenta un artículo de Monseñor Román Arrieta donde éste se opone abiertamente a las prácticas supersticiosas y las considera "impropias de quien se precie de cristiano".

Emma Zúñiga hace una recopilación de noticias y reportajes publicados en la prensa escrita durante 1990 a 1999, en donde se contengan temas relacionados con magia, superstición y brujería. A manera de curiosidad, el prestigioso establecimiento administrado por mi persona, sale a relucir a propósito de alguno de las tantos reportajes en los cuales ha sido reseñado, en mi humilde opinión, gracias al solapado morbo que despierta este tipo de temas en el común de la gente y del cual los periodistas tampoco están excentos.


4 comentarios:

Herodito dijo...

En donde está la línea que establece que la resurrección de Lazaro no era brujería o mera superstición, y sí lo es rezarle a San Pascual Bailón.

Lachi dijo...

Jeje, hasta ahora oigo nombrar a ese.

Por ahí leí que la religión es lo mismo que pensamiento mágico pero bien estructurado con jerarquías y demás, por lo tanto, superstición y religión son lo mismo en cuando a fondo, mas no en cuanto a forma.

Supongo que Lázaro "andó" y a nadie se le ha ocurrido decir que fue obra del demonio precisamente porque esa es parte de las historias oficiales bíblicas.

Es curioso, porque en un libro sobre santoral católico, decía que en la época colonial tica los escépticos se contaban con los dedos de la mano. National Geographic y Penn and Teller no existían :D ni a nadie se le ocurrían teorías conspiradoras.

La línea de diferenciación que mencionás está demarcada por la visión oficial cristiana, lo cual la despoja de cualquier filiación de brujería y cuestionamiento por parte del común de la gente.

Herodito dijo...

Ese es el punto exactamente "La línea de diferenciación que mencionás está demarcada por la visión oficial cristiana".

Esa visión oficial cristiana está demarcada por los cardenales y el Papa. Una centena de sonajas que le dictan a millones de personas como tienen que pensar, comer, actuar, coger, rezar, etc.

Como católico no practicante, encuentro ese pensamiento tan enclaustrante, que simplemente se vuelve insoportable.

La fe, al igual que las creencias debe de evolucionar al unísono con la sociedad, no ser estática de manera que se vuelva lastre para la dinámica social.

Ahh, y San Pascual Bailón es un santito (inventado por mi tía abuela creo, una mujer más católica que el Papa) al cual le reza cada vez que juega la liga, porque el es el santo del fútbol!! Una muestra más como hasta en los individuos más píos, la fe evoluciona y se adapta a las necesidad diarias.

Lachi dijo...

Una vez vi un broche en internet que de haber estado a mi alcance me hubiera comprado: tenía la foto del papa y decía: "Get away from my pussy".

jeje.

Por eso que mencionás es que uno tiene que distinguir al hablar de religión si lo hace desde el punto de vista popular o el oficial.

El popular es más cambiante, por eso a mí también me parece más interesante.